Cirugía periodontal regenerativa

Cirugía periodontal regenerativa.

Cirugía periodontal regenerativa

El objetivo de la cirugía periodontal regenerativa es restaurar el periodonto que se ha visto afectado en mayor o menor medida por infección periodontal o por un traumatismo.

Etimológicamente, el periodonto en griego significa peri, alrededor y odonto, diente por lo que el término periodonto se refiere a los tejidos que rodean y soportan los dientes para que puedan llevar a cabo sus funciones.

 

 

El periodonto forma parte del sistema masticatorio o estomatognático y los tejidos que lo conforman son: la encía, el ligamento periodontal, el cemento radicular y el hueso alveolar.

La afectación del periodonto se caracteriza por la pérdida del hueso alveolar que recubre y soporta los dientes. Esta situación suele resultar en la retracción de la encía que recubre el hueso, proceso patológico denominado recesión gingival. La migración de la encía hacia el ápice del diente provoca la exposición de la raíz.

En algunos casos, la destrucción del periodonto provoca la pérdida de la papila interdentaria y deja como secuela importantes defectos con consecuencias estéticas y funcionales por la exposición del espacio interdental. La afectación del aspecto estético se caracteriza por la aparición de espacios negros interdentarios y la apariencia de “dientes largos”. Por otro lado, es frecuente que se generen zonas de difícil acceso para el cepillado y limpieza interdental y abunde en la generación de placa en las zonas donde se acumulan los alimentos.

Cuando la recesión gingival localizada se acompaña de pérdida del tejido periodontal interdentario y, por lo tanto, de pérdida de la correspondiente papila interdentaria, el pronóstico del tratamiento empeora. Estas lesiones han sido categorizadas por Miller en su clasificación (Miller 1985) como clases III y IV.

El tratamiento de estas lesiones puede resultar complejo y poco predecible, tanto en lo referente al porcentaje de cobertura radicular como a la reconstrucción de la papila interdentaria.

En la etiología de las recesiones gingivales y la pérdida de papila interdentaria intervienen diversos factores, pero la enfermedad periodontal suele ser la principal causa.

En función de la etiología del problema, se han descrito tratamientos no quirúrgicos y quirúrgicos, sin embargo, la mayoría de las veces, la pérdida de la papila interdental requiere un tratamiento quirúrgico que tiene como objetivo intentar reconstruir el tejido perdido.

El procedimiento quirúrgico más frecuente para corregir las deficiencias de tejidos blandos provocadas por la recesión gingival es la utilización de injertos autólogos de tejido conectivo.

Reconstrucción de la papila interdental

Para ilustraros este tipo de problema periodontal y su tratamiento, os presentamos el caso de una paciente afectada de periodontitis leve generalizada, moderada localizada en sector anterior en la que se observa la reabsorción generalizada del hueso alveolar que rodea al diente.

En la zona de los incicisivos superiores, la pérdida ósea provoca la recesión gingival de la papila interdentaria. La paciente refiere dificultad para la higiene en los espacios interdentarios donde se ha producido la pérdida de tejido por impactación de alimentos y acumulación de placa y cálculo. Además le gustaría mejorar el aspecto estético de su sonrisa.

Para este caso concreto en el que era necesaria la intervención quirúrgica para recuperar el hueso perdido por la infección del periodonto, utilizamos hueso  bovino desproteinizado combinado con un 10% de colágeno de origen porcino. Este material posee capacidad osteoconductiva y fue cubierto con una matriz de colágeno.

Hoy en día, los xenoinjertos son los sustitutos óseos más utilizados debido fundamentalmente a los siguientes motivos:

  • Baja morbilidad. Su utilización se asocia a un índice de complicaciones postoperatorias reducido.
  • Reducción del tiempo operatorio.
  • Fácil manejo.

Los xenoinjertos, utilizados como material de relleno, suponen un andamiaje idóneo para la formación de un nuevo hueso al permitir la penetración de osteoblastos (células formadoras de hueso). La biofuncionabilidad del material consiste en activar las señales celulares que propician una regeneración ósea eficaz.

Basándonos en este proceso biológico, en nuestro caso clínico, tras un periodo prudente en la evolución del tratamiento, pudimos observar la regeneración prácticamente integra del tejido alveolar y tejidos blandos circundantes devolviendo a la paciente tanto la estética como la funcionalidad.

Un caso clínico de la Dra. González

Instituto CIMEV · Implantología bucofacial y Cirugía Oral en Valencia

#TuSonrisaEsLaNuestra