Tabaquismo y salud bucodental

Por razones más que evidentes, ya que estamos hablando de la puerta de entrada del humo del tabaco al organismo, la cavidad bucal es una de las partes del cuerpo en la que con mayor evidencia se manifiestan los efectos del tabaco.

El humo de un cigarrillo está compuesto por alrededor de 4.000 elementos farmacológicamente tóxicos, mutagénicos y carcinogénicos y aunque casi todos los fumadores asumen que el consumo de tabaco mancha los dientes, no todos saben que el daño que provoca el tabaco en la salud bucodental, en muchas ocasiones, va más allá de un mero problema estético, reviste cierta gravedad y puede pasar desapercibido hasta que es demasiado tarde.

Algunas de las patologías asociadas al tabaquismo son la enfermedad periodontal, la caries, leucoplasias y eritroplasias, el cáncer oral, la estomatitis nicotínica, la melanosis del fumador, la cicatrización alterada de las heridas, lengua vellosa y halitosis y se deben fundamentalmente a las sustancias citotóxicas y vasoactivas del tabaco (nicotina).

Tabaco y periodontitis

El tabaquismo está estrechamente relacionado con la gingivitis y la enfermedad periodontal, y esta última puede causar la pérdida de los dientes.

El motivo es que los fumadores padecen niveles más altos de bacterias patógenas en el periodonto y menos defensas de la encía frente al ataque bacteriano a causa de la nicotina, un vasoconstrictor presente en el tabaco que provoca un déficit nutritivo en los tejidos irrigados por la microcirculación vascular.

Tanto unos niveles más altos de bacterias patógenas en el periodonto como el déficit de defensas de la encía están íntimamente asociados a una mayor susceptibilidad de sufrir una infección periodontal.

El tabaco enmascara la enfermedad de las encías

Uno de los síntomas que lleva a muchas personas a visitar a su odontólogo es el sangrado de las encías y ahí es donde el tabaquismo genera un nuevo problema ya que la vasoconstricción en las arterias generada por el tabaco provoca que la encía de un fumador pueda no llegar a sangrar incluso estando enferma y de ahí que se retrasen el diagnóstico y el tratamiento.

Siendo así, un fumador no sólo tiene más riesgo de sufrir periodontitis y de que ésta se agrave más rápidamente que un no fumador, sino que puede estar sufriéndola y no percibir los primeros síntomas.

El tabaquismo empeora la respuesta al tratamiento

En algunos aspectos clínicos, la respuesta al tratamiento periodontal básico (raspado y alisado radicular) y avanzado (cirugía periodontal) empeora ostensiblemente en los pacientes consumidores de tabaco y alrededor de un 85% de los pacientes que no responden adecuadamente a los tratamientos periodontales son fumadores.
Como apuntan nuestros compañeros de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), “la respuesta a tratamientos periodontales más específicos también baja considerablemente entre los fumadores: los resultados de la cirugía mucogingival empeoran en un 25% en los fumadores; en los tratamientos regenerativos los fumadores alcanzan una tasa de respuesta que es prácticamente la mitad que la lograda por los no fumadores; y la tasa de fracaso de los implantes dentales es dos veces superior entre la población fumadora, debido a mayores dificultades para que el implante se una al hueso”.

De hecho, el consumo de tabaco es una de las principales causas del fracaso de un implante dental debido a la vasoconstricción de las arterias. Esta alteración del flujo sanguíneo es la causante de que la encía de un fumador reciba un menor aporte de sangre, oxígeno y células sanguíneas fundamentales para la reparación y regeneración de la zona operatoria ya sea en la formación de hueso para rellenar un alveolo postextracciòn o para integrar un implante.

La prevención en el foco de atención

El pasado 31 de mayo, con motivo de la celebración del Día Mundial sin Tabaco, la Dra. Regina Dalmau González-Galarza, presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), destacó que “los odontólogos, como profesionales sanitarios, tienen un papel importante como referentes de lo que debe ser un estilo de vida saludable y tienen, además, la oportunidad de ver a pacientes con edades muy diferentes, desde niños hasta ancianos, con lo que el mensaje de la prevención se extiende a una parte importante de la población”.
Por eso, y porque nos preocupamos por tu salud, te recomendamos que empieces a pensar seriamente en dejar el tabaco. En poco más de un mes empezarás a recuperar la revascularización de la encía, mejorará la respuesta al tratamiento periodontal y se reducirán progresivamente los riesgos y problemas asociados al consumo de tabaco.
Mejor, no lo pienses demasiado. Déjalo. Saldrás ganando, seguro.

#EquipoCIMEV

#TuSonrisaEsLaNuestra

Instituto CIMEV | Implantes dentales Valencia · Dentista Valencia

Tabaquismo y salud bucodental
5 (100%) 1 voto[s]