vapeadores

Vapeadores y salud bucodental

¿Vapear afecta a mi salud?

Los vapeadores, también conocidos como cigarrillos electrónicos, son dispositivos que calientan líquidos que contienen nicotina y otros compuestos químicos. Aunque existen menos estudios sobre los efectos específicos de los vapeadores en la salud dental en comparación con los cigarrillos convencionales, estudios recientes  aportan datos preocupantes sobre su consumo y el daño pulmonar.

El cigarrillo electrónico se ha vendido como una alternativa saludable al tabaco convencional. Muchos de los vendedores y promotores de este tipo de dispositivos se han hecho eco de su efectividad para dejar de fumar. No obstante, la evidencia científica al respecto desmiente esta propiedad y señala sus efectos nocivos sobre la salud. En el año 2021, un informe publicado por la World Heart Federation (WHF) y apoyado por la Fundación Española del Corazón (FEC) ponía de manifiesto la necesidad de una regulación más estricta relacionada con los vapeadores y la salud bucodental.

El Departamento de Salud del estado de Washington (DOH), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA en inglés) han puesto en marcha un profundo estudio interjurisdiccional para investigar el brote de casos de daño pulmonar asociado a los cigarrillos electrónicos y los productos de vapeo ocurrido en Estados Unidos en 2019. Los datos recogidos por el estudio de este brote reportaron a los CDC un total de 2807 casos de daño pulmonar asociado al uso de productos de vapeo y confirmaron 68 muertes.

A raíz de este estudio, se estableció el término EVALI para determinar la enfermedad asociada a una lesión pulmonar relacionada con los cigarrillos electrónicos o al vapeo y ya ha sido denominada como «epidemia» por la CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de USA) y otras organizaciones americanas, que están haciendo un seguimiento de los efectos de las nuevas formas de tabaquismo sobre la salud pulmonar.

Los datos de laboratorio muestran que el acetato de vitamina E, un aditivo en algunos productos de cigarrillos electrónicos o vapeo, está fuertemente vinculado al brote de enfermedades asociadas a lesiones pulmonares. La prohibición de este aditivo y la concienciación contra el consumo permitió mitigar el brote de EVALI en 2020, pero posteriores estudios siguen determinando los problemas de salud relacionados con el vapeo.

Vapeo y trastornos cardíacos

Un estudio reciente publicado en Nature Communications ha asociado la inhalación de los aerosoles de cigarrillos electrónicos con trastornos del ritmo del corazón, incluyendo arritmias ventriculares en ratones. Varios de los componentes presentes en este tipo de dispositivos habían sido previamente relacionados con el desarrollo de enfermedades. Así, el propilenglicol y la glicerina, principales compuestos de los líquidos que se transforman en vapor, producen irritación de las vías respiratorias y generan pequeños compuestos orgánicos (formaldehído, acetaldehído y acroleína) mutagénicos y cancerígenos. La nicotina tiene efectos carcinógenos y perjudiciales sobre el sistema cardíaco. Además, se sabe de la presencia de metales pesados tóxicos como el cromo, el cobre o el zinc, y de los problemas respiratorios que producen los saborizantes que contienen estos aparatos.

Los investigadores analizaron los efectos producidos tras la inhalación de los cigarrillos electrónicos con y sin nicotina cuyos componentes eran propilenglicol, glicerina vegetal y saborizantes. Los resultados evidenciaron que, durante la inhalación, la frecuencia cardiaca de los ratones disminuía y se aceleraba inmediatamente después. Además, la exposición a cigarrillos electrónicos con sabor mentolado o únicamente con propilenglicol causó, en estos animales, arritmias y otras irregularidades en el ritmo cardiaco.

Cómo funcionan los vapeadores

También se conocen como JUUL, cigarrillos electrónicos, e-cigs, narguiles electrónicos, bolígrafos para vapeo, mods, tanques o sistemas electrónicos de suministro de nicotina

Los cigarrillos electrónicos funcionan mediante un proceso de vaporización y se componen de:

  • Batería: El cigarrillo electrónico está equipado con una batería recargable. Esta batería proporciona energía para alimentar el dispositivo.
  • Atomizador: El atomizador es una parte clave del cigarrillo electrónico. Consiste en una resistencia y una mecha. Cuando la batería se activa, la resistencia se calienta rápidamente.
  • E-líquido: El e-líquido se encuentra en un cartucho o depósito en el cigarrillo electrónico. El e-líquido se absorbe en la mecha del atomizador.

Estos componentes permiten el proceso de vaporización e inhalación trasladando a nuestro organismo las sustancias que contiene el líquido del vapeador.

vapeadores y salud bucodental

Cómo afecta el «Vaping» a nuestra salud oral y dental

Además de las patologías pulmonares relacionadas con el consumo de vapeadores, las investigaciones realizadas hasta la fecha muestran que el uso de cigarrillos electrónicos también tiene un efecto negativo en la salud oral.

El líquido de vaporización utilizado en cigarrillos electrónicos contiene formaldehído, glicol de propileno, acroleína, tolueno, nitrosaminas, acetaldehído, níquel, cadmio y otros productos químicos. Como se mencionó anteriormente, también pueden contener nicotina. Los carcinógenos, como las nitrosaminas, que se encuentran en los cigarrillos electrónicos aumentan en sus usuarios el riesgo de cáncer oral.

Algunos de los efectos nocivos para la salud bucodental provocados por el consumo de cigarrillos electrónicos son:

Tinciones y aumento de la placa dental

Al vapear, se produce un aerosol que contiene partículas finas y químicos. Este aerosol puede depositarse en los dientes y las encías, y potencialmente causar manchas y acumulación de placa dental.

Deshidratación oral

El propilenglicol aumenta la sequedad en la boca y puede aumentar el riesgo de enfermedades periodontales y caries dental, ya que la saliva es importante para mantener un equilibrio del Ph saludable en la boca.

Irritación de las encías

La exposición al aerosol de los vapeadores puede causar irritación en las encías y tejidos orales. Esto puede provocar inflamación, enrojecimiento y sensibilidad en las encías, lo que aumenta el riesgo de enfermedades periodontales.

Nicotina y enfermedades de las encías

La nicotina presente en los vapeadores es una sustancia adictiva. Se ha demostrado que el efecto vasoconstrictor de la nicotina restringe el flujo sanguíneo, reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones y puede afectar negativamente la salud de las encías. La enfermedad periodontal es más común en los fumadores, y el vapeo con nicotina podría tener un efecto similar.

Caries

La composición química de los aerosoles con sabor es similar a los caramelos azucarados y las bebidas ácidas como las gaseosas. Los sabores dulces, como los alimentos azucarados, favorecen la proliferación de bacterias en la cavidad bucal y el desarrollo de placa bacteriana.

Deterioro celular

Los aerosoles de los cigarrillos electrónicos pueden dañar el ADN, acelerar el envejecimiento celular y eventualmente provocar la muerte de las células bucales. La muerte celular temprana puede provocar problemas dentales graves como enfermedad de las encías, pérdida de masa ósea, mal aliento crónico y caries.

Rechinar los dientes

Cuando expones tu cuerpo a la nicotina, actúa como estimulante muscular. Esto puede hacer que rechines o aprietes los dientes. Provocando daños en los dientes y otros problemas de salud dental.

Candidiasis oral

Vapear puede provocar un crecimiento excesivo de hongos en la boca, lo que resulta en aftas orales. Se trata de manchas blancas en la lengua o enrojecimiento dentro de la boca.

A menudo, los cigarrillos electrónicos ocultan la presencia de enfermedad de las encías de los dentistas. Encías irritadas e hinchadas que sangran fácilmente son un signo revelador de la enfermedad de las encías. Sin embargo, la nicotina restringe el suministro de sangre a las encías y enmascara los síntomas de modo que hace que sea difícil de diagnosticar las condiciones de las encías y retrasa su tratamiento.

Vapeo y jóvenes

Según la última encuesta Edades  del Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, el consumo de vapeadores se ha duplicado en los últimos 7 años y alcanza ya al 12,1% de la población entre los 15 y los 64 años. Entre los encuestados  de 15 a 24 años, dos de cada 10 lo han consumido alguna vez.

A pesar de que los sistemas de vapeo se introdujeron en el mercado como una alternativa no nociva al consumo de tabaco y una forma de dejar de fumar, se ha demostrado que los cigarrillos electrónicos no son inocuos para la salud y, además, se han convertido en la vía de entrada al tabaquismo para los más jóvenes. Y es que el 18,8% de los jóvenes de 15 a 29 años lo han utilizado alguna vez, 3 de cada 4 lo consumen con nicotina, un tercio sin nicotina y el 3,2% con cannabis.

Según el doctor Carlos Rábade, coordinador del área de tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, “da lo mismo que se consuman con o sin nicotina, ya que la conducta de vapear también normaliza la conducta de fumar, y favorece que el vapeador se pase al tabaco”.

Desde todas las áreas del Sistema Nacional de Salud se sigue informando y concienciando a la ciudadanía sobre los peligros del tabaquismo y, ahora, también acerca de esta peligrosa tendencia sobre cuyos efectos perniciosos para la salud ya existen evidencias.

Instituto CIMEV | Clínicas dentales en Valencia

#TuSonrisaEsLaNuestra