periodontitis y estrés

Periodontitis y estrés

Periodontitis y su relación con el estrés

El estrés puede definirse como un conjunto de reacciones fisiológicas que se presentan cuando el paciente sufre un estado de tensión nerviosa producto de diversas situaciones en el ámbito de su vida.

Existe multitud de factores y situaciones que pueden conducir a un estado de estrés del paciente (exceso de trabajo, problemas familiares, de salud, situaciones traumáticas, etc.). En la mayoría de los cuestionarios se pregunta al paciente por su trabajo, nivel socioeconómico, estado civil, familia, acontecimientos desafortunados en su vida, etc. Y los cuestionarios pueden ser todo lo exhaustivos que el profesional  de la salud responsable del cuestionario considere oportuno.

Teniendo en cuenta que los estresores (causantes del cuadro de estrés de un paciente) tienen una etiología variada y que, según el Consejo General de Psicología de España, “un mismo hecho no resulta igual de estresante para todas las personas, ni siquiera en todas las circunstancias o momentos de la vida para el mismo sujeto”, en relación a las consecuencias del estrés en el organismo y su persistencia podemos hablar de:

  • Estrés agudo.

Es el tipo más frecuente de estrés y aparece fundamentalmente como reacción a una exigencia o presión puntual en la vida del paciente. Es de corta duración y fácilmente manejable y tratable. Sus manifestaciones físicas pueden ser:

Agonía emocional como una combinación de irritabilidad, ansiedad y depresión.
Problemas musculares que incluyen dolores de cabeza, dolor de espalda, dolor en la mandíbula y tensiones musculares.
Problemas estomacales e intestinales como acidez, flatulencia, diarrea, estreñimiento y síndrome de intestino irritable.
Sobreexcitación pasajera que deriva en elevación de la presión sanguínea, aceleración del ritmo cardíaco, transpiración de las palmas de las manos, palpitaciones, mareos, migrañas, manos o pies fríos, dificultad para respirar y dolor en el pecho.
Estrés agudo episódico: se refiere a aquellos pacientes que sufren situaciones de estrés agudo de forma repetitiva. Los síntomas asociados a estas situaciones de estrés son más graves y se caracterizan por la presencia frecuente de migrañas y dolores tensionales, hipertensión arterial, presión en el pecho y enfermedades cardíacas. Su tratamiento pasa por una terapia psicológica que puede llegar a prolongarse en el tiempo.

  • Estrés crónico

Produce un desgaste físico y emocional continuo a la persona que lo sufre. En ocasiones hay que buscar el origen en hechos traumáticos que marcan el desarrollo de la personalidad y el comportamiento. En determinados pacientes, este tipo de estrés induce la idea de suicidio y puede ser el origen de episodios patológicos graves como infartos de miocardio u otras enfermedades sistémicas como el ictus.

Estrés y periodontitis

El estrés se asocia a la periodontitis tanto por mecanismos directos como indirectos.

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Periodontology observó que una profundidad de las bolsas al sondaje moderada (4-6 mm) y un nivel de inserción moderado (4-6 mm) se asociaba, de una manera estadísticamente significativa, con unos resultados superiores en los cuestionarios de valoración del estrés y la ansiedad. Estos datos llevaron a los autores de la investigación a concluir que aquellas personas con unos niveles más altos de estrés y de ansiedad eran más propensas a desarrollar enfermedad periodontal.

Otros autores añaden en sus estudios que existe una relación entre los valores de cortisol y catecolamina y la gravedad y extensión de la periodontitis. Estudios recientes evidencian que, en comparación al grupo de referencia, los niveles de estas sustancias en la saliva son más altos en los pacientes con periodontitis grave sujetos a situaciones de gran estrés.

Estrés, malos hábitos y enfermedad periodontal

Por otro lado, estadísticamente, el estrés suele ‘cohabitar’ con hábitos de vida poco saludables como el consumo de tabaco y alcohol que, por ellos mismos, aumentan las posibilidades de padecer periodontitis.

Además, desde el punto de vista emocional, algunos pacientes consideran la periodontitis como una enfermedad vergonzosa de la que prefieren no hablar, por lo que, en algunos pacientes, periodontitis y estrés pueden interrelacionarse como la ‘pescadilla que se muerde la cola’; las consecuencias de la propia enfermedad periodontal (dolor, sangrado, gusto desagradable, halitosis, apariencia alterada de los dientes, movilidad, pérdida de dientes, etc.) pueden llegar a convertirse en agentes estresores para el paciente.

Los sentimientos que suelen expresar los pacientes periodontales ante su dolencia son miedo (por ejemplo, a perder los dientes), vergüenza (por su propia imagen) o preocupación (por las molestias que les pueda provocar el tratamiento, el coste de éste o su resultado).

Para evitar, en parte, la retroalimentación entre estrés y enfermedad periodontal, el buen odontólogo deberá cimentar una relación con el paciente basada en la confianza a través, fundamentalmente, de una correcta información.

Otras patologías bucodentales asociadas al estrés

La más conocida es el bruxismo, una parafunción mandibular que consiste en el hábito involuntario de apretar los dientes superiores contra los inferiores.

Coloquialmente se conoce el bruxismo como rechinar de dientes y, como decíamos, en la mayoría de los casos, el paciente aprieta sus dientes de manera involuntaria mientras duerme, por lo que no tiene constancia del problema. La etiología del bruxismo todavía se discute pero, indiscutiblemente, podemos afirmar que el estrés es una de las principales causas del rechinar de dientes. Y sus consecuencias pueden ser devastadoras para los dientes hasta el punto que un paciente bruxista que no reciba el tratamiento adecuado a tiempo puede perder sus dientes prácticamente por completo por efecto del desgaste. Ni que decir tiene que el bruxismo puede comprometer seriamente la función masticatoria y estética de la dentadura y provocar trastornos importantes en la articulación temporomadibular que requieran tratamientos específicos de la ATM.

#EquipoCIMEV

#TuSonrisaEsLaNuestra