Peridontitis y enfermedades sistémicas

A la vanguardia en la investigación sobre la relación entre periodontitis y enfermedades sistémicas.

A la vanguardia en la investigación sobre la relación entre periodontitis y enfermedades sistémicas.

•          Enfermedades cardiovasculares, alzhéimer y algunos tipos de cáncer son sólo algunas de las patologías relacionadas con enfermedades de las encías y el hueso maxilar como la gingivitis o la periodontitis.

Como ya hemos visto en varios de nuestros artículos, la periodontitis es una enfermedad  infecciosa de etiología multifactorial que afecta a las estructuras de soporte de los dientes cómo son la encía y los huesos maxilares. La causa más habitual de esta patología  es la placa bacteriana acumulada en los dientes como consecuencia de una mala higiene bucodental.

Ocho de cada 10 personas mayores de 35 años presentan alguna enfermedad relacionada con las encías  como la gingivitis o la periodontitis, siendo, esta última, la principal causa de pérdida de dientes en la población adulta.

Periodontitis y enfermedades sistémicas

Diferentes investigaciones realizadas desde los años noventa constatan, a través de la evidencia científica, que los pacientes con periodontitis avanzada sufren un mayor riesgo de padecer enfermedades sistémicas como la diabetes, la neumonía aspirativa o enfermedades cardiovasculares.

Además de estas patologías, las enfermedades de las encías aumentan la posibilidad de partos prematuros y, en los últimos tiempos, se ha demostrado su relación con dolencias como la hipertensión, el alzhéimer e, incluso, diferentes tipos de cáncer.

Cómo se relacionan estas patologías

La inflamación de las encías es la respuesta del sistema inmunológico ante la agresión de microorganismos como baterías, virus y microbios. Estos microorganismos presentes en la biopelícula o biofilm bacteriano oral  (conocida coloquialmente como placa bateriana), sin una correcta higiene bucodental, pueden llegar a colonizar los tejidos que conforman la encía y provocar una respuesta inflamatoria que, de no tratarse, puede derivar en una infección de los tejidos del periodonto (periodontitis).

Para combatir la invasión de bacterias y toxinas, el organismo genera y aglutina en la cavidad bucal una serie de células de defensa y proteínas que provocan daños colaterales al destruir el colágeno presente en el periodonto y el hueso maxilar, deteriorando el soporte de los dientes.

Lo que relaciona la enfermedad periodontal con otras patologías es que tanto los microorganismos y toxinas que provocan la periodontitis como los mediadores de la inflamación y la infección de las encías, acceden a través de la saliva al torrente sanguíneo afectando a órganos internos como el corazón o el páncreas.

Infarto, diabetes, alzhéimer o cáncer

La periodontitis avanzada puede aumentar la resistencia a la insulina, la tensión arterial y los niveles de proteína C reactiva, lo que provoca un peor manejo de la diabetes.

La presencia en el cerebro de Porphyromonas gingivalis (la principal bacteria de la periodontitis) relaciona la enfermedad periodontal con el alzhéimer y se ha observado que tasas elevadas y continuadas de otros microorganismos relacionados con la periodontitis como el Fusobacterium nucleatum, puede incrementar el riesgo de padecer cáncer gastrointestinal.

En uno de los más recientes estudios sobre la relación de la periodontitis con diferentes enfermedades sistémicas, un equipo de investigadores entre los que se encuentra la Profesora Doctora Raquel González, del Instituto CIMEV, ha publicado un artículo con evidencia científica en el que también  se determina el papel de la Fusobacterium nucleatum oral en el cáncer de mama femenino y que podéis consultar en este enlace.

Prevención, divino tesoro

Estando demostrada la relación entre la infección periodontal y estas enfermedades, la prevención y el tratamiento de la periodontitis debería ser una prioridad médica en pacientes cardiovasculares, diabéticos y embarazadas para prevenir complicaciones y/o facilitar los tratamientos de dichas patologías. Del mismo modo, la prevención y el tratamiento de la periodontitis, podría incidir en la prevención de esas enfermedades sistémicas en pacientes sanos.

Cómo prevenir la periodontitis

Dada la relación entre estas patologías y las graves complicaciones para la salud que pueden provocar, afortunadamente, prevenir la periodontitis es relativamente sencillo.

Una buena higiene oral para eliminar la placa bacteriana y las preceptivas visitas al dentista son más que suficientes, en la gran mayoría de casos, para prevenir las enfermedades periodontales.

#EquipoCIMEV